Unidesa La Perla del Caribe + Gim

Entrevistas publicadas en la Revista Joc Privat

Francisco Feijoo
Revista Joc Privat número 273 / 29-Octubre 2015

Departamento Jurídico

Grupo Egasa

«Tenemos que defender reglamentaciones sencillas, dinámicas y flexibles. Sólo así podremos aportar valor y riqueza a la sociedad»

Su aterrizaje en Egasa se puede considerar relativamente reciente, pese a que pronto cumplirá año y medio. Francisco Feijoo llegó procedente de Nova Caixa Galicia (actual Abanca), donde había asumido un rol de corte jurídico en el departamento que gestionaba aquellas sociedades participadas que, al albur de las sinergias de la entidad financiera, repercutían en sectores de la economía tan diversos y dispares como productoras de cine, inmobiliaria, call centers... En su perfil buscamos precisamente la frescura de sus reflexiones. Las de un profesional que llega al Juego Privado y comparte a diario la gestión cotidiana en una de las empresas más pujantes de la industria, a través de sus diferentes versiones y canales, como es el Grupo Egasa.

Perfil

Orensano de nacimiento, coruñés de residencia y con un importante período de formación en Madrid, Francisco Feijoo (46 años) reconoce sentirse integrado dentro del sector. «Este sector me ha confirmado que cuenta con gente muy profesional y muy formada. Razón más si cabe para luchar por reducir las trabas que siguen afrontando las empresas a las que representa».
Desde principios de 2014 asume la responsabilidad del Departamento Jurídico de Egasa.

¿Es el sector del Juego igual que el resto de actividades económicas?

Más que distinto, yo diría que en un principio me ha parecido peculiar. Y lo es desde muy diversos puntos de vista, tanto desde su visión desde dentro como desde fuera. Quizá sea esa peculiaridad la que lo hace, además, especialmente interesante a la vez.

¿Qué te ha sorprendido?

Su enorme componente jurídica, en muchas casos me atrevería a decir que intervencionista y excesivamente atomizado. Quizá ello sea por la herencia de una regulación penalizadora que lleva en la mochila y que me temo seguirá cargando algunos años más. De igual modo me ha sorprendido la excesiva y variada fiscalidad que soporta el sector, y la distinta vara de medir entre el juego público (SELAE) y el privado.

«Me temo que el sector
seguirá cargando algunos años más
ser heredero
de una regulación penalizadora»

Tan a expensas de procesos reglamentarios, decisiones sobre homologaciones que pueden eternizarse, papeleos...

Resulta asombroso la dificultad en algunas comunidades, teniendo en cuenta la aportación de valor y riqueza de los empresarios en dichos territorios, en términos de creación de empleo y aportación tributaria.  Además, es necesaria una modernización de la tramitación de los procedimientos de Juego de las empresas que ayuden a aliviar y abaratar la carga administrativa del sector, al igual que ocurre en otros ámbitos empresariales.

Por eso se crearon las tasas administrativas. Para justificar la labor de los funcionarios.

¡Ojo! Ese es otro tema. Si analizas el escandallo de tasas administrativas de trámite, no puedes por menos que sorprenderte. Cada vez que realizas un trámite ante la Administración, mayor o menor, es dinero. De igual modo, me sorprende, la excesiva y reiterada imposición de las empresas de Juego. ¿Existe un motivo para tal estigmatización?

¿Y en la óptica interna del sector?

También me ha llamado la atención la obcecación en reiterarnos en argumentos muy repetitivos. Es difícil hallar otro contexto empresarial donde se reflexione tanto como éste, pero luego no se toman decisiones comunes. Me gustaría salir de ese bucle y reclamar de las empresas del sector y de las organizaciones empresariales, que expongan bien claro y alto que representamos cerca del 2,9 % del PIB español, que aportamos más de 1.100 millones de euros a las arcas autonómicas sólo en tributos directos y que cerca de 100.000 familias entre empleos directos e indirectos están vinculados con el sector.

«Las Administraciones en general
tienen que realizar
un urgente ejercicio de modernización.
Nuestro sector merece un cambio»

Falta exponerlo a la opinión pública.

Es que mientras seamos incapaces de creernos que somos un sector más de la economía, va a ser muy difícil superar esa barrera. El sector tiene que posicionarse en los medios no solo del sector, sino también en los generalistas y crear un debate serio y riguroso en la opinión pública. Es necesaria una unidad entre todos los subsectores y zanjar de una vez esa imagen atomizada ante los reguladores y la sociedad civil. Si me permite la expresión, hacemos que muchas veces los árboles no impidan ver el bosque. Queda mucho por hacer y para mí lo convierto en un reto diario, sin duda, apasionante.

Coincide que atravesamos una coyuntura relevante.

Me sorprende el inmovilismo de algunas empresas del sector. Seguramente será el miedo a perder un status quo determinado. Pero tendríamos que mirarnos menos el ombligo. Defender reglamentaciones sencillas, dinámicas, flexibles. Sólo de esta forma tendremos la posibilidad de aportar valor y riqueza a la sociedad. Cierto que la coyuntura revela que la llegada del juego online regulado o la introducción de las apuestas presenciales, han tenido un impacto muy favorable en la imagen del Juego. Es imprescindible cambiar completamente esa imagen pasada y oscura, por una imagen más actual, moderna y social, donde el establecimiento de juego se convierta en un punto de encuentro para el entretenimiento, diversión y restauración.

La multicanalidad es seguramente el objetivo último de la convergencia. Ese proceso forma parte de la reflexión.

Creo que el nuevo jugador del futuro será digital. Y esa variable no podemos perderla de vista. Pero para alcanzar que esa multicanalidad converja, será necesaria la generosidad de los subsectores en la flexibilización de las normas por los reguladores. Fíjese que se prevé que dentro de diez años, el 75 % de la fuerza laboral estará compuesta por los llamados «Millenians», cuyo origen en todos los aspectos es digital, se han «criado» en la tecnología. La convergencia entre canales, en este caso, favorecerá al juego presencial, que se aprovechará del camino avanzado por el juego on line. Es el caso de Inglaterra.

A los políticos, a todos los partidos políticos hay que comunicar lo que es esta industria.

Sin duda. Con los políticos tenemos que hacer mayores labores formativas e informativas: a qué se dedica nuestra compañía y el sector. Que se conozca realmente la realidad, nuestra realidad como sector y como industria. Estas acciones divulgativas son imprescindibles si queremos evitar la denostada imagen del sector del Juego. Me consta, además, la buena voluntad y predisposición de la mayoría de los reguladores en ser receptores de información y formación.

No hemos hablado de la doble moral Juego Público/Juego Privado.

Cierto. Tenemos que abogar con voz clara por la igualdad en determinados aspectos entre los juegos públicos y privados.  Todo es juego, por lo que no es de sentido común que el juego público se autorregule a su interés en comparación con el juego privado. 

Revista Joc Privat número 273 / 29-Octubre 2015

Área Privada de Clientes

Área Privada de Suscriptores de la revista Joc Privat.