Unidesa  “LA PERLA DEL CARIBE DELUXE: BIENVENIDO AL PARAÍSO”

Registro de Interdicciones y la operativa de funcionamiento del Consejo de Políticas del Juego centran una sesión que deja escapar la ocasión de evaluar cómo afrontar el fallo del TC sobre la LGUM y su impacto en el Juego.

Ocasión perdida para abordar aspectos ciertamente relevantes que tienen su referente en la sentencia del Tribunal Constitucional (TC) que anuló diversos artículos de la ley General de Unidad de Mercado (LGUM) el pasado 22 de junio y cuya incidencia en aspectos derivados de la actividad ordinaria del Juego tienen gran trascendencia. De hecho, el ítem LGUM pasó prácticamente desapercibido si no fuera porque en esta misma reunión se aprobó el acta de la reunión que el pleno del CPsJ mantuvo en mayo de 2015 cuando el veredicto del TC se ignoraba y la cuestión sobre 'racionalización de las fianzas' que denota sinergias sobre la cuestión pasó formalmente de largo al no prepararse evaluación alguna sobre la incidencia del fallo del TC.

El orden del día ya presagiaba escasos avances. El asunto del Registro de Interdicciones sigue subordinado a consideraciones mucho más técnicas que formales. La postura de las Comunidades Autónomas nunca ha sido rupturista sobre el particular por la sensibilidad que requiere un asunto que afecta a personas, pero la DGOJ sigue enrocada en que la aplicación informática del Registro Estatal sea punto de convergencia de las Comunidades Autónomas y éstas defienden que debiera ser justo la opuesta (Io cuando menos complementaria) en razón de las competencias exclusivas que atesoran. Mientras tanto, el sistema sigue propiciando lo que ya denunció la revista Joc Privat en enero de 2015: darse de alta en el Registro Estatal no es sólo hacerlo en los juegos online, sino también en el Presencial, lo cual no ocurre a la recíproca. Seguiremos contando en próximas ediciones cómo intentan conjugar una cuestión que, como vemos viene arrastrándose desde hace ya tres años mínimo, y que nos resistimos a entender irresoluble.

El otro asunto que focalizó la sesión tiene que ver con aspectos puramente procedimentales: el reglamento del CPsJ. Aquí subyace la cuestión del reconocimiento de las competencias exclusivas que sobre Juego Presencial poseen las Comunidades. Buscar instrumentos para aprobar medidas por criterio de mayoría simple carece de sentido y retrotrae ancestrales planteamientos que en la última etapa del Juego en el seno del Ministerio del Interior aconsejaron eliminar.

Puestos a valorar la contumacia en estas directrices, la DGOJ pecó de optimismo al convocar una reunión en la fecha del 12 de septiembre cuando la misiva partió en la segunda mitad del pasado mes de julio. Los asuntos a abordar siguen sin ser consensuados en los grupos de trabajo del CPsJ y, en consecuencia, resulta muy temerario acudir al encuentro plenario con confianza de certificarlos.
Los grupos de trabajo, por cierto, son encomendados con labores, pero en la jornada del martes fue el propio secretario de Estado de Hacienda, José Enrique Fernández de Moya, quien pudo comprobar en persona la oportunidad perdida.  

BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC

Buscar

Área Privada de Clientes

Área Privada de Suscriptores de la revista Joc Privat.