Wynn Resorts Holdings. Macau

El ciudadano filipino entiende que Wynn es responsable solidario de la acción que ejecutó uno de sus empleados por mucho que fuera despedido por ello.

El affaire, cuyo primer capítulo judicial se vivirá el 22 de junio en Macao, es un buen ejemplo de dos hechos.

La potencial responsabilidad solidaria de la empresa a la que pertenece un directivo en las acciones que ejecuta en representación de la empresa y cómo, pese a suceder fuera del territorio de Estados Unidos, las prácticas corruptas de empresas con sede corporativa en ese país pueden ser perseguidas por las autoridades norteamericanas.

Rogelio Bangsil trabajaba para el regulador y operador filipino PAGCOR cuando en 2010, juntamente con su esposa, habría recibido más de 30.000 dólares en regalos y donativos, incluyendo noches de hotel en Macao y Las Vegas, por parte de un directivo de Wynn que en ese mismo año habría sido despedido y forzado por su propia empresa a vender las acciones que poseía de la compañía.

El directivo de Wynn fue posteriormente hallado culpable y sentenciado por las autoridades de Estados Unidos por haber violado la ley de Prácticas Contra la Corrupción.

Ahora Bangsil demanda a Wynn Macau por los sucesos de entonces, apelando al hecho que la empresa reconoció la culpa, pero no habría damnificado a su víctima.

BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC
BANNER-BLANC

Buscar

Área Privada de Clientes

Área Privada de Suscriptores de la revista Joc Privat.